Hacerte mía dentro de mi parte 3

RELATOS EN VIVOpublicidad-sup

Tus pechos danzaban al ritmo de nuestras caderas y me incitaban a masajearlos a morderlos a chuparlos…seguí con mi movimiento de mecedora clavado a tu cuerpo y en un segundo y solo guiado por el ritmo de tu corazón note que estabas a punto de estallar en un orgasmo, fue hay cuando empuje con fuerza mi asta hasta el fondo y sentí como tu vagina me regalaba ese vital fluido que es el punto máximo del clímax.

Explotaste en un intenso orgasmo y con los ojos destellando aun lujuria decidí aprovéchame del momento; te agarré por la cintura y volteé tu cuerpo y comencé a deleitarme con ver ese majestuoso culo, quedaste tendida en la cama dándome la espalda, nuevamente apunté mi verga y esta vez la introduje como una lanza, saltaste de placer y empecé con movimientos cómo de taladro a penetrarte, esa sensación de la pareces de tu vagina apretando mi verga y mi pelvis golpeando tu culo fue fantástica, te agarré por el pelo y te obligué a que me dijeras que eras mía y en un juego de palabras obscenas me fui volviendo agresivo hasta se punto que doble tu cabello con la mano y tire de el tan fuete que casi tu cabeza pega en mi pecho…mordías la almohada y como vi que estabas a punto de llegar a un orgasmo nuevamente tome mi mano izquierda y levante tu pelvis, con mis dedos acaricié tu clítoris empapado y con movimientos circulares empecé una faena de dedos y verga…por un lado mi dedo masajeaba tu clítoris y por otro lado mi verga entraba y salía como queriendo partirte en dos.

Sin mas remedio llegé el momento del orgasmo, esta vez más intenso, se te cortó la respiración, doblaron tus parpados síntoma de que ya estabas extasiada de placer. Pero aun faltaba mas, decidimos sin decirnos nada que te colocaras en un posición muy particular y que yo como hombre admiro mucho, esa posición en cuatro patas que da la sensación de dominio y sumisión.

Fue entonces que saqué más fuerzas de mi interior y con el vaivén de tus pechas me fue llenado la locura…ya mi verga quería explotar, el hecho de tenerte clavada de espaldas con el pelo agarrado y con la otra mano golpeándote el culo hizo que de mi deviniera esa actitud de perversión que solo en los casos mas extremos aparece…te clavaba con todas mis fuerzas y en ese deleite de pasión te decía que eras mi mujer, mi bandida, mi perra…tu me decías que si…metí los dedos en tu boca y sentí como me transmitías con tus mordiscos y chupadas el placer que te llenaba. Mi corazón se aceleró, la respiración se fue tornándose agitada, jadeaba y sudaba, mientras mis manos apretaban tu culo, la cabeza de mi verga se creció y se pusó más dura de lo común y en unas explosión parecida a la del big bang eyaculé dentro de ti y grité con fuerza. Quería llorar, quería reír, no sé que me dio pero quedé en un estado catatónico sol te abrace, te bese y te dije Eres mía. Oh! Que glorioso momento, que espectáculo tan majestoso, que placer tan infinito…nos miramos después de tanto gozo y nos dijimos solo es el comienzo!

Parte 1 Parte 2